viernes, 28 de octubre de 2011

LAS PALABRAS JESÚS DE NAZARET





LAS BIENAVENTURANZAS


Bienaventurados son los que oyen las palabras de Dios y la siguen.

Haciendo esto, serán como el siervo que cuando su amo vino, lo encontró cumpliendo con su deber.

Bienaventurados son los que ponen toda su confianza en Dios, porque de ellos es el reino del cielo.

Bienaventurados son los que están tristes, porque se les dará consuelo y ánimo.

Bienaventurados son los que tienen la humildad de reconocer su propia necesidad, porque toda la tierra será suya.

Bienaventurados son los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados y llenos.

Bienaventurados son los misericordiosos, porque recibirán misericordia.

Bienaventurados son los puros de corazón, porque recibirán a Dios.

Bienaventurados son los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados son lo que padecen persecución por defender la justicia, porque serán ciudadanos del reino de Dios.

Bienaventurados son ustedes cuando sufran injurias y sean insultados por hacer mi voluntad. Regocíjense y mantengan su gozo, pues grande es su recompensa en el cielo. De esta misma manera persiguieron a los grandes profetas de la antigüedad.

¡Y cuán (aún más) bienaventurados son ustedes, que sin haberme visto, creen y mantienen su fe en mí! Benditos son sus ojos, pues verdaderamente ven, y sus oídos, porque verdaderamente oyen.

Vengan, benditos de mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo.


1996, R. L. Cantaleon



No hay comentarios:

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.

DEJAMÉ LLORAR. He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ...