viernes, 8 de octubre de 2010

ROCK ALTERNATIVO



"Destrozando rimas sin esfuerzo que confunden emociones y no dicen nada en su expresión, solo contaminan con ruido sin sentido, callaré tu ruido y escucharas resonar mi ampliación hasta hacerte vibrar de un solo rasgueo estarás alerta y seguirás mi ritmo tocando la libertad."

Gp


El término rock alternativo hace referencia a un conjunto de géneros de rock que nacieron en los años 80 y alcanzaron sus mayores cotas de popularidad en los años 90, así como a todos los subgéneros que han surgido a partir de ellos desde entonces. Estos términos se acuñaron en los 80 para describir la música de los grupos influidos por el punk rock que grababan sus discos en discográficas independientes y que no se ajustaban a la música mainstream de la época. Entre los diversos géneros que han surgido en la escena independiente desde los años 80, cabe destacar el grunge, el indie pop o el britpop, entre muchos otros. Estos estilos tienen en común la herencia del espíritu del punk y de los géneros que surgieron a partir de él a finales de los 70.


Aunque la denominación hace referencia al rock, algunos de los subgéneros que engloba también reciben la influencia de otros estilos como el pop, el folk, la música electrónica o el jazz entre otros. En ocasiones el término se ha empleado equivocadamente a partir de los 90 como una expresión comodín para denominar, paradójicamente, al rock en general.


Durante los 80, el éxito comercial de algunos grupos de rock alternativo que no abandonaron sus planteamientos originales como R.E.M. o The Cure, supuso que no se diera tanta importancia a grabar para una discográfica independiente o tener éxito únicamente en circuitos underground, como a ser una alternativa a la música comercial. En los 90 debido al éxito en todo el mundo de corrientes musicales como el Grunge y el Britpop, varios grupos etiquetados bajo esta denominación llegaron a obtener un éxito masivo.


El término «rock alternativo»

La música conocida actualmente como rock alternativo fue denominada bajo otras etiquetas antes de que el adjetivo «alternativo» fuera de uso común. En Estados Unidos se utilizó la expresión «College rock» para definir la música que se programaba en las emisoras de radio universitarias y los gustos de los estudiantes que las escuchaban. En el Reino Unido el término más empleado fue «Indie», denominación que nació alrededor de 1985 para agrupar a varios subgéneros y que sigue vigente en la actualidad. «Indie rock» fue la expresión equivalente en EEUU hasta el auge comercial que vivió el género en los primeros 90, debido a que la mayoría de estos grupos grababan en compañías independientes. Hacia el año 1990 se popularizó el término «rock alternativo», aunque la expresión comenzó a utilizarse a mediados de los 80.


El rock alternativo se ha definido desde sus inicios por su rechazo al mercantilismo de la cultura establecida. Los grupos alternativos de los 80 actuaban en pequeños clubes, grababan en discográficas independientes y eran conocidos por sus seguidores a través del boca a boca. El rock alternativo no es un estilo musical como tal, si no una denominación muy amplia que abarca desde las guitarras distorsionadas y las letras depresivas del grunge, hasta la inocencia desaliñada del twee pop, pasando por el pop revivalista del britpop, las melodías etéreas del dream pop o la experimentación del post rock.



Historia

En los años 80 las radios universitarias de EEUU comenzaron a difundir el rock alternativo mientras las emisoras comerciales ignoraban a estos nuevos grupos. Sin embargo, en el Reino Unido fue divulgado en la BBC One por varios disc jockeys, entre los que destaca especialmente John Peel, célebre en todo el mundo por sus famosas Peel Sessions. Por este motivo, algunos artistas que eran considerados de culto en Estados Unidos, obtuvieron un considerable éxito en el Reino Unido. En 1986 nació el programa nocturno 120 Minutes en la cadena de televisión MTV, espacio que se convertiría en el escaparate más popular del rock alternativo hasta su explosión comercial en los 90.


Aunque la mayoría de los artistas alternativos de los 80 no consiguieron grandes ventas de sus discos, ejercieron una considerable influencia en los músicos que crecieron en esta década y pusieron la base para su posterior éxito masivo. El éxito comercial del álbum Nevermind de Nirvana, editado en 1991, llevó a muchos grupos de rock alternativo a introducirse en el mainstream, cosechando grandes ventas a la vez que buenas críticas por parte de la prensa especializada. Sin embargo, muchos de estos artistas rechazaban el éxito por contradecir la ética do it yourself y la idea de autenticidad artística en la que siempre habían creído antes de obtener la popularidad. Después de que la mayoría de estos grupos se disolvieran o se apartaran voluntariamente del foco de atención, el rock alternativo dejó de ser popular entre las audiencias mainstream.


En la década de 2000 otros grupos alternativos han conseguido trascender a los círculos independientes y ser conocidos masivamente, como es el caso de The Strokes, The White Stripes, Coldplay o de varias bandas de Post punk revival.


Rock alternativo en los Estados Unidos

Los primeros grupos alternativos estadounidenses como R.E.M., Violent Femmes o The Feelies combinaban las influencias del punk con música folk norteamericana y sonidos más comerciales. R.E.M. fue el primer grupo alternativo en tener éxito comercial cuando su álbum de debut de 1983, Murmur, entró en el Top 40 en EEUU. La corriente llamada Paisley Underground, surgida en Los Angeles y representada por grupos como Dream Syndicate o Green on Red, también estaba muy relacionada con el sonido de R.E.M. al incorporar en su música influencias del rock psicodélico y armonías vocales y juegos de guitarras característicos del folk rock, combinadas con la herencia del punk y de grupos de culto como The Velvet Underground.


Todas estas bandas fueron agrupadas en Europa bajo la denominación «Nuevo rock americano», nombre que se popularizó a mediados de los 80 para referirse a este sonido.


Varias discográficas indie estadounidenses, como SST, Twin/Tone, Touch and Go, Dischord Records o Sub Pop protagonizaron la transición desde el hardcore punk, que fue la corriente dominante en la escena underground norteamericana a principios de los 80; hasta los diferentes estilos de rock alternativo que estaban surgiendo. Los grupos de Minneapolis Hüsker Dü y The Replacements fueron representativos de este cambio, ya que procediendo del hardcore pronto ampliaron sus influencias evolucionando hacia un sonido más melódico que culminó en los álbumes Zen Arcade de Hüsker Dü y Let it Be de The Replacements, ambos publicados en 1984. Estos dos discos, así como los siguientes que grabarían ambos grupos, fueron aclamados por la crítica y llamaron la atención hacia el emergente rock alternativo. En el mismo año la discográfica SST también publicó discos de otros grupos que contribuyeron a la expansión de la escena, como es el caso de Minutemen y Meat Puppets, quienes combinaban el punk con funk y country respectivamente.


Al igual que estos grupos, otras bandas comenzaron a sumar otras referencias a su sonido partiendo del hardcore. Dentro de la activa escena de Washington D.C. surgieron corrientes musicales como el emo-core y el post-hardcore impulsados por la discográfica Dischord Records y grupos como Rites of Spring y Embrace, cuyos miembros formarían la influyente banda Fugazi en 1987. Al mismo tiempo Bad Religion se convirtió en el grupo más importante del hardcore melódico, dando cobijo a otros grupos del mismo género en la discográfica de su propiedad Epitaph Records.


A finales de la década, la escena independiente estadounidense y las radios universitarias estaban dominadas tanto por el college rock de They Might Be Giants, Camper Van Beethoven o Throwing Muses, como por el noise pop de Sonic Youth, Pixies y Dinosaur Jr, o por las propuestas más ruidistas y desafiantes de Big Black, Butthole Surfers o Pussy Galore.


Durante este periodo, varios grupos alternativos comenzaron a firmar contratos con discográficas multinacionales, como fue el caso de Hüsker Dü y The Replacements, quienes obtuvieron una mínima repercusión. Por el contrario, otros grupos como R.E.M. y Jane’s Addiction consiguieron discos de oro y platino, preparando así el camino para la explosión alternativa posterior. El caso de los Pixies fue diferente, ya que consiguieron una notable repercusión en Europa mientras en su país fueron ignorados por el público y la industria.


También surgieron otras nuevas etiquetas como el metal alternativo o el rock de fusión, que combinaban el heavy metal y el funk con los sonidos alternativos. Sus representantes más notables fueron Red Hot Chili Peppers, Faith No More, Living Colour o los mencionados Jane’s Addiction, todos ellos grupos que grababan en multinacionales y que rápidamente consiguieron una considerable popularidad.


Así pues, a principios de los años 90 la industria musical ya estaba advertida de las posibilidades comerciales del rock alternativo, por lo que las compañías multinacionales siguieron reclutado a grupos del género, entre ellos Sonic Youth, Dinosaur Jr., o Nirvana.


Actualmente algunas bandas son catalogadas erróneamente en el estilo emo, pero realmente tocan rock o metal alternativo, como: 30 Seconds to Mars o My Chemical Romance que son bandas originarias de Estados Unidos y conservan el sonido del rock.


El grunge y el éxito comercial

El grunge fue un subgénero del rock alternativo que nació en la ciudad de Seattle a mediados de los 80 y que sintetizó el hard rock de los primeros 70 y el hardcore punk mediante el uso de guitarras distorsionadas, efectos fuzz y acoples. El año 1991 se convirtió en un año clave en el rock alternativo en general y en el grunge en particular debido a la publicación de Nevermind, el segundo y más conocido álbum de Nirvana, así como de los álbumes Ten de Pearl Jam, Badmotorfinger de Soundgarden y Blood Sugar Sex Magik de Red Hot Chili Peppers. El sorprendente éxito de Nirvana con Nevemind provocó que las radios comerciales comenzaran a programar rock alternativo y abrió las puertas del mainstream a otros grupos, al mismo tiempo que las multinacionales discográficas, confusas por el éxito del género e impacientes por sacarle partido, empezaron a contratatar masivamente a grupos alternativos.


La explosión del rock alternativo contó en Estados Unidos con la ayuda de la cadena televisiva MTV y de Lollapalooza, un festival itinerante que ayudó a popularizar a grupos alternativos como Nine Inch Nails, The Smashing Pumpkins o Hole. A mediados de los 90 la música alternativa era sinónimo de grunge para los medios de comunicación no especializados y para el público general, y la supuesta «cultura alternativa» comenzó a ser comercializada al igual que ocurrió con la contracultura hippie a finales de los 60. Durante los 90 muchos artistas de música comercial como Alanis Morrisette o Hootie and the Blowfish fueron promocionados por las discográficas multinacionales como artistas alternativos aprovechando la popularidad del género, al mismo tiempo que otros grupos como Third Eye Blind, Goo Goo Dolls o Matchbox 20 tomaron ciertas características del rock alternativo para darles un sonido más comercial y convencional. El New York Times afirmó en 1993 que «el rock alternativo no parece ya muy alternativo, cada multinacional tiene un puñado de grupos guitarreros con camisas anchas y vaqueros raídos, grupos con aspecto rebelde y buenos riffs que cultivan lo oblicuo y lo evasivo, que ocultan melodías pegadizas con ruido y música de artesanía con despreocupación».


Pese a esta banalización, la música alternativa que se mantuvo alejada de las compañías multinacionales y el ruido mediático vivió una época de gran creatividad en la que surgieron multitud de grupos noveles y nuevos sellos como Domino Records, Matador Records o Merge, que se sumaron a los creados durante los 80. También surgieron otros géneros de rock alternativo como el Lo fi (en español baja fidelidad), representado por grupos como Pavement, Sebadoh o Guided by Voices, movimiento que volvía a las raíces del rock alternativo dando más importancia a la música y la actitud que a la pericia instrumental y a las grabaciones sofisticadas. Otros nuevos géneros como el Post-rock y el Math rock se caracterizaron por explorar nuevas vías combinando el jazz, el rock experimental y el krautrock con el rock independiente.


Por su parte, el movimiento Riot Grrl, cuyo mayor exponente fue el grupo Bikini Kill, reivindicaba un mayor protagonismo de las mujeres en el rock y se inspiraba en mujeres como Kim Gordon o Kim Deal y en grupos femeninos como Hole, L7 o Babes in Toyland. Las mujeres, a diferencia de otras corrientes musicales anteriores, tuvieron un gran peso en el rock alternativo; muchas bandas contaron con chicas instrumentistas en su formación y grupos y artistas como Throwing Muses, Belly, The Breeders, Liz Phair, Juliana Hatfield, Come, Sleater-Kinney o la británica PJ Harvey entre otras, destacaron por sus letras en las que trataban temas como el amor y el sexo desde una perspectiva femenina y en ocasiones feminista.


El protagonismo del rock alternativo en el mainstream comenzó a declinar por varios motivos, entre ellos la muerte de Kurt Cobain en 1994 y el litigio de Pearl Jam contra la promotora de conciertos Ticketmaster, que provocó que no pudieran actuar en buena parte de los Estados Unidos. Sin embargo, otros grupos como Weezer o Foo Fighters y grupos de punk pop como Green Day y Offspring que también fueron etiquetados como alternativos en la época, siguieron gozando de grandes ventas a mediados de la década. En 1998 otro hecho significativo mostró el declive del rock alternativo más orientado al mainstream cuando el festival Lollapalooza no pudo encontrar un cabeza de cartel para la edición de ese año, a lo que se refirió la revista Spin cuando afirmó que «en estos momentos Lollapalooza se encuentra en una situación comatosa al igual que el rock alternativo». A comienzos del siglo XXI los principales grupos alternativos que consiguieron éxito en la década anterior como Nirvana, The Smashing Pumpkins, Soundgarden, Alice in Chains, Rage Against the Machine y Hole se habían disuelto. Mientras tanto, el indie rock se estaba diversificando por medio de grupos como Modest Mouse, Bright Eyes o Death Cab for Cutie, y de otros que revisitaban el garage rock como The White Stripes o The Strokes o el post punk como Interpol o The Killers, bandas que consiguieron llevar otra vez el rock alternativo a las listas de éxitos. Debido al éxito de estos grupos, la revista Entertainment Weekly publicó en 2004: «Después de casi una década de dominio de grupos de rap rock y nu-metal, el rock alternativo de éxito por fin vuelve a ser bueno».


Rock alternativo en el Reino Unido

El rock gótico nació como una rama del post-punk británico en los últimos 70 y la mayoría de los primeros grupos góticos como Bauhaus, Siouxsie and the Banshees y The Cure fueron etiquetadas dentro de estas dos corrientes. El rock gótico se desarrolló como tal a principios de los 80 con la apertura del club The Batcave y el comienzo de la subcultura gótica. A mediados de década, grupos góticos como Sisters of Mercy, The Mission o Fields of Nephilim fueron alcanzaron las listas de éxitos del Reino Unido, mientras grupos pioneros como Siouxsie and the Banshees y The Cure renovaron y ampliaron su sonido y alcanzaron el éxito internacional a finales de los 80.


El indie rock y el indie pop británico nacieron con el sonido los grupos de post-punk escoceses como Orange Juice y Aztec Camera y otros que grabaron en Postcard Records a principios de los 80. El grupo más influyente y popular que surgió inspirado en este sonido fueron los mancunianos The Smiths, quienes lograron grandes ventas mientras infuían a toda una generación de grupos desde el sello Rough Trade Records. Su utilización de la guitarra eléctrica en una época dominada por los sintetizadores, es visto como el final de la New wave en el Reino Unido, logrando convertirse también en un grupo de culto en muchos otros países. Tras la disolución de los Smiths en 1987, su cantante Morrissey inició su carrera en solitario tan influyente como la desarrollada con su antiguo grupo, al mismo tiempo que otros grupos como The Housemartins, James y The Wedding Present incidieron en el mismo estilo que los Smiths. Una canción de The Wedding Present fue incluída en el célebre cassette C86 que publicó el New Musical Express. Esta cinta dio nombre al movimiento musical del mismo nombre y se convirtió en la principal influencia en el desarrollo de la escena alternativa británica en general y del indie pop en particular. Otros grupos que aparecían en el mismo cassette fueron The Pastels, Primal Scream y Soup Dragons, bandas estas dos últimas que cambiarían su sonido utilizando elementos de música electrónica pocos años más tarde.


En el Reino Unido también surgieron otras formas de rock alternativo durante los 80, como el que practicaban New Order, grupo que surgió de las cenizas de Joy Division tras el suicidio de su líder Ian Curtis y que experimentaba con influencias de la música electrónica y del house integrándolas en canciones indie. Asimismo, el estilo de The Jesus and Mary Chain, que se basaba en melodías pop envueltas en muros de guitarras ruidosas, junto al dream pop de grupos como Cocteau Twins y el space rock de Spacemen 3 fueron las principales influencias de la corriente shoegazing nacida a finales de la década. Este movimiento fue bautizado de esta forma por la costumbre de los miembros de los grupos que lo integraban de mirar hacia abajo mientras actuaban en directo, entre estas bandas destacaron My Bloody Valentine, Slowdive, Ride o Swervedriver y fueron predominantes en la prensa británica a finales de la década. El shoegazing compartió protagonismo con la escena Madchester surgida en la ciudad de Manchester alrededor de la discoteca The Haçienda y del sello Factory Records y estuvo representada por grupos como Happy Mondays, The Stone Roses o The Charlatans, que combinaban el indie, el rock psicodélico y la cultura rave.


Britpop y post-britpop

Con el declive de la escena Madchester y lo poco glamouroso del shoegazing, el grunge americano dominó la escena alternativa y la prensa británica en los primeros 90 en cambio, sólo unos pocos grupos alternativos, como Radiohead o Bush, fueron capaces de conseguir repercusión en EE.UU.


Como reacción a esta invasión estadounidense, surgieron varios grupos insolentemente británicos que se propusieron «mandar a paseo al grunge» y declararon la guerra musical a Estados Unidos con ayuda del público y la prensa del Reino Unido. Bautizado como Britpop por la prensa musical y con Oasis, Blur, Suede, The Verve y Pulp como cabezas visibles, el movimiento se convirtió en el equivalente británico a la explosión grunge e impulsó al rock alternativo de este país a figurar en las listas de ventas de otros muchos, además de provocar una revitalización de la cultura juvenil británica que fue conocida como Cool Britannia. En 1995 el fenómeno britpop culminó con la publicitada rivalidad de sus dos grupos de cabecera, Oasis y Blur, simbolizada cuando lanzaron sus respectivos nuevos singles en el mismo día. Blur ganó la la batalla del Britpop, pero el álbum de Oasis (What’s the Story) Morning Glory se convirtió en el tercer disco más vendido en la historia del Reino Unido, éxito que tuvo continuación en muchos otros países.


El britpop comenzó a decaer cuando el tercer disco de Oasis Be Here Now recibió críticas poco entusiastas y Blur fue incorporando a su música influencias del rock alternativo estadounidense a partir de su álbum homónimo. Paralelamente, Radiohead consiguió que su disco Ok Computer fuera aclamado por la crítica marcando un gran contraste con el tradicionalismo del britpop e influyendo a grupos como Travis y Coldplay, junto a quienes lideraron el rock británico durante los siguientes años. El indie rock británico reciente ha resurgido en parte gracias al éxito cosechado por los Strokes en el Reino Unido, mayor que en su país de origen. Al igual que ocurre en el indie rock estadounidense actual, muchos grupos alternativos británicos como Franz Ferdinand, The Libertines, Bloc Party, Arctic Monkeys y Muse recogen la herencia de bandas post punk como Joy Division, Wire o Gang of Four.


Rock alternativo en otros países

•En Australia han surgido muchos grupos alternativos de diversos estilos desde los años 80, desde Nick Cave and the Bad Seeds, hasta los más recientes The Vines, pasando por el indie de The Go-Betweens, el rock gótico de Dead Can Dance o el post-grunge de Silverchair.


•En Canadá el rock alternativo ha experimentado un notable ascenso en los últimos años que han situado a este país como uno de los más activos dentro de la escena alternativa con grupos como Godspeed You! Black Emperor, Arcade Fire o The Hidden Cameras entre otros.


•También Islandia tiene un lugar en el panorama alternativo internacional desde que The Sugarcubes se popularizasen a finales de los 80 y posteriormente su cantante Björk se enbarcara en su exitosa carrera en solitario. Otros grupos destacados surgidos en la última década han sido Sigur Rós y la agrupación de indietrónica Múm.


•En Francia muchos artistas alternativos han adaptado la herencia del pop de su país al rock alternativo de origen anglosajón. En los 90 comenzaron a destacar Dominique A, Diabologum, Yann Tiersen o Françoiz Breut, y en los años 2000 han aparecido artistas como Benjamin Biolay, Keren Ann o Coralie Clement que inciden en esta fusión.


•En México muchos grupos nuevos empiezan a surgir. Jóvenes empiezan a tocar en garages y de ahi saltan a bares o cafés para hacerse conocer. Algunos de ellos son The Shadow Paradise y Ralmo Blues Band.


•En Chile muchas bandas indies empiezan a surgir. Algunos de ellos son Prefiero Fernández y Difuntos Correa.



Rock alternativo en España

El rock alternativo en España surgió a principios de la década de los 90 paralelamente a la popularización de este género en todo el mundo. Grupos como Surfin’ Bichos y Penelope Trip comenzaron a diferenciarse de los grupos supervivientes de la Movida tomando como referencia a los grupos alternativos anglosajones al mismo tiempo que nacían sellos independientes como Subterfuge o Elefant Records, que daban cobijo a las nuevas bandas. Gracias a la aparición de numerosos fanzines y del apoyo de medios de comunicación como la emisora Radio 3 o la revista Rockdelux, lograron destacar, entre otros, grupos como Australian Blonde, El Inquilino Comunista, Sexy Sadie, Lagartija Nick o Los Planetas , quienes se convirtieron en el grupo de referencia de su generación.


En el año 1997 el grupo Dover, que practicaba un sonido más duro combinando grunge y hardcore, conseguiría el éxito masivo con el disco Devil Came to Me, convirtiéndose en el más vendido de los editados en las compañías independientes españolas de los 90.[28] Atraídas por el éxito de Dover, varias compañías multinacionales comenzaron a contratar a grupos alternativos, aunque ninguno de ellos logró repercusión más allá de los circuitos independientes. Paralelamente, los festivales de música alternativa como el FIB y el Festimad comenzarían a popularizarse abriendo el camino a otros que surgirían posteriormente como el Primavera Sound, el Summercase, el Contempopranea, dedicado exclusivamente a la música indie española o el Purple Weekend dedicado al pop y el mod.

A partir de los últimos años de la década de los 90 la escena alternativa española se ha diversificado notablemente por medio de la aparición de nuevos sellos y medios de comunicación, abarcando variados estilos que van desde el post rock de Migala hasta el pop rock más tradicional de Sidonie o Deluxe, pasando por el rock de autor de Nacho Vegas o Christina Rosenvinge.


Rock alternativo en Hispanoamérica

•En Argentina: Destacan El Otro Yo, grupo que cuenta con pasajes punk e influencias principalmente de Nirvana, logró afianzarse como una banda importante. Otra banda importante es Babasónicos, quienes han ganando varios premios. Fun People, banda de punk, también ha sido importante y ha influenciado a muchas otras. Pero fundamentalmente, las de mayores importancia son Sumo, seguido de Patricio Rey y sus redonditos de ricota


•En Uruguay: Buenos Muchachos, en permanente ascenso, toman elementos de bandas como Sonic Youth o Pixies.


•En Perú: Space Bee es una banda caracterizada por cantar en inglés y por utilizar el violín como instrumento habitual en sus canciones. Reciben notorias influencias de Radiohead y su canción más conocida es Amuse. Electro-Z de alguna manera marcó el punto de quiebre entre todo lo que significaba la vieja tradición de rock peruano y la nueva generación de músicos (y también de escuchas); caja de ritmos, acopmles, efectos a todo, voces esforzadas, letras naif, que quizá encuentren su pico en “En Ficción”, la canción más conocida del grupo.


•En Chile: A pesar de lo poco masivo y conocido el movimiento alternativo en Chile, hay bandas que han destacado, tales como Saiko, que presenta una imagen parecida a bandas como Garbage, The Cardigans o The Cranberries y que mezcla en su música influencias de la electrónica, el post-punk y el dark wave. Por otro lado esta Prefiero Fernández y De Saloon tienen influencias del rock alternativo de los 80 y comienzos de los 90, y también tienen influencias del britpop. También está Canal Magdalena, que también tiene un ritmo britpop, inspirado en Oasis, Duran Duran, etc. Otra banda que ha destacado ha sido Lucybell, quienes en sus tres primeros discos han recibido influencias del post punk británico de The Cure y Joy Division y del Shoegazing de My Bloody Valentine. También está Rekiem que tiene notables influencias de Linkin Park.


•México: Destacan Café Tacvba, Zoé, Krysis, Zurdok, Bengala, Fobia, Porter, Disidente y Austin TV, estos ultimos con un sonido post rock con influencias de Sigur Rós, God is An Astronaut y Mogwai. También cabe mencionar a Chikita Violenta, Instituto Mexicano del Sonido y Nortec Collective, estos últimos con un sonido electrónico.


•En Ecuador: El circuito indie de Rock ecuatoriano tiene como exponentes a los Víbora Julieta, banda de garaje que con influencias de los nortemericanos de Soundgarden y los británicos Black Sabbath, han lanzado una propuesta sólida alejada de disqueras internacionales. Por otro lado, los Mamá Vudú están fuertemente influenciados por el sonido de bandas como Joy Division, Sonic Youth y The Smiths. Otra agrupación que responde a estas influencias y que puede catalogarse como indie, es^Motozen, cuarteto quiteño que nace en el año 2007, y otras como Víbora Julieta o Rayuela.


•En Colombia: Aterciopelados lidera la escena de la múrica alternativa colombiana con fama y repercusión internacional, también hay otros muchos grupos como Aviones que mezclan sonidos rockeros disimiles como Nick Cave and The Bad Seeds, Portishead, Radiohead y Foo fighters entre otros, con letras profundas, armonías simples y sonidos densos.


•En Venezuela: Caramelos de Cianuro es sin duda el máximo exponente de rock alternativo de este país. También mezclan melodías de punk y pop.
 


ROCK PSICODÉLICO


“Siente como el cosmos penetra tu interior y recorrer tu ser con la expresión de rostro que no envejece por su radiante éxtasis del amor universal. Besa mi sentimiento y abraza mi alma, es eterna paz.”

Gp



El rock psicodélico es un estilo de rock que intenta evocar la experiencia psicodélica usualmente asociada con el uso de sustancias psicodélicas como la marihuana, la mescalina o el LSD, aunque no necesariamente implica el uso de drogas. Dentro de la historia del rock, el rock psicodelico es un puente desde el rock blues hacia el rock progresivo y el heavy metal, así como también las fusiones del rock con géneros como el jazz o géneros musicales del mundo, muy especialmente la música de la India por su toque místico. En la mitad de la década de los sesenta nace el rock psicodélico con los experimentos de bandas como The Doors, The Beatles, The Byrds, Pink Floyd y The Beach Boys para después influenciar muchas bandas alrededor del mundo que se inspirarían en los modelos sobre todo californianos y británicos de rock psicodélico.

El rock psicodélico

El rock psicodélico se caracteriza por su carácter algo místico, la improvisación en las composiciones y su relación con las drogas alucinógenas como la psilocibina, cannabis, y, sobre todo, el LSD. No existe una definición rigurosa de este género ya que implica una variedad de estilos de interpretación y sonido: con frecuencia se interpreta como tal todos los tipos de sonido comprendidos entre el raga rock (es decir Rock con influencia de la música sinfónica de la India (raga), cuyos primeros ejemplos son Norwegian Wood de The Beatles y el See My Friends de The Kinks, ambos de 1965), rock ácido, hasta el hard rock. Muchas de las bandas pioneras fueron influenciadas por una gran variedad de géneros, incluyendo el folk y el blues. La corriente principal de este género vino a la luz entre 1966 y 1967 y podía ser reconocido por características como melodías modales, letras esotéricas describiendo sueños, visiones o alucinaciones, canciones largas y prolongados solos instrumentales, y efectos electrónicos como delays, reverberaciones, ecos, flanger, feedbacks y otros efectos sonoros. El álbum introductor de las corrientes psicodélicas en la cultura Rock inglesa fue Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band y el Magical Mystery Tour de los Beatles, junto con el álbum debut de Pink Floyd, The Piper At The Gates Of Dawn, con la influencia de Syd Barrett (guitarrista y fundador del grupo, que más tarde tendría que abandonar el mismo), el que fuera el mayor precursor y pilar de esta nueva forma de componer música basada en los efectos de su droga más habitual, el LSD (Barrett tambien editaría mas tarde álbumes solistas que podrían considerarse “psicodélicos”, aunque con una mayor tendencia a escribir canciones en base a su guitarra acústica). En los Estados Unidos, una banda de Austin, Texas (13th Floor Elevators) edita en 1966 su primer álbum, The Psychedelic Sounds of the 13th Floor Elevators y en 1967 The Doors lanzan su primer álbum The Doors (el cual había sido grabado el año anterior).


Si bien los primeros músicos influenciados por las drogas psicodélicas pertenecían a corrientes jazzísticas (John Coltrane, muy admirado por los beatniks que después serían los hippies) y folk, el primer uso del término “psicodélico” en la música popular fue realizado por la banda “folk” The Holy Modal Rounders en 1964, dentro de su tema “Hesitation Blues”. El primer uso de la palabra “psicodélico” en el contexto de la música rock habitualmente se atribuye a la banda 13th Floor Elevators (una de las primeras en desarrollar este sonido), y la aparición impresa más temprana de este uso de esta palabra es en el título del álbum de la banda The Deep, Psychedelic Moods, lanzado en Septiembre de 1966; año en que se editaron dos álbumes más con la palabra “Psicodélico” en su portada: Psychedelic Lollypop de los neoyorkinos Blues Magoos y The Psychedelic Sounds of the 13th Floor Elevators de la banda antes mencionada. Un prototipo del sonido psicodélico en sí ya existía desde al menos un año antes en los directos de bandas como Grateful Dead, y los singles “Shapes Of Things” de The Yardbirds y “Sunshine Superman” de Donovan, estos dos últimos británicos. El género alcanzó su máxima popularidad entre 1967 y 1968 pero pronto decayó, dando paso en Inglaterra a otras corrientes musicales que adquirieron influencia en los años 70 como el rock progresivo, el rock sinfónico y el Glam Rock. Sin embargo, un importante número de bandas siguieron trabajando en la corriente y se produjo un nuevo auge en los años 80, y el rock psicodélico de los años 60 ha sido muy influyente en géneros como el rock progresivo y en la escena krautrock alemana, entre otros.






Historia

En 1962 el rock británico se embarcó en una frenética carrera de ideas que se extendió por E.E.U.U. a causa de la llamada Invasión británica de la música rock. El entorno de la música folk también experimentó con las influencias externas. En la misma línea de la tradición jazz y blues, muchos músicos comenzaron a tomar drogas, e incluyeron referencias a éstas en sus canciones. En 1965 Bob Dylan tomo influencias de los Beatles y trajo la instrumentación eléctrica de la música rock en su álbum Bringing It All Back Home, pero la banda de Los Angeles, The Byrds le superaron en ello con un disco sencillo (single) de una pista de un álbum suyo con rastros de psicodelia, Mr. Tambourine Man (en efecto, un “cover” de Dylan), que jugueteaba con los sonidos eléctricos y voces algo etéreas.

Estados Unidos de América en los años 60

La psicodelia musical dio sus primeros pasos en EE.UU. primero en el campo de grabaciones de corte experimental académico como el LP “This Is It” que hizo en 1961 el filósofo de origen inglés Alan Watts que contenía música ritual y evocaciones de la temática psicodélica. Luego en los entornos folk, con la banda neoyorkina Holy Modal Rounders introduciendo el término en 1964 en su tema “Hesitation Blues”, en la línea que canta: “…I got my psychedelic feet/In my psychedelic shoes/Oh lordy momma/I got the psychedelic blues…”. Una banda folk similar llamada Mother McCree’s Uptown Jug Champions de San Francisco recibieron influencias de Byrds y los Beatles, cambiando su instrumentación acústica por una eléctrica en 1965. Cambiaron su nombre por the Warlocks, toparon con los Merry Pranksters (grupo de personas interesadas en la literatura y la figura de Ken Kesey, uno de los íconos de la generación hippie) en Noviembre de 1965, y cambiaron nuevamente su nombre a the Grateful Dead el mes siguiente.


La exposición de temas referentes a drogas psicodélicas en el rock estadounidense se puede trazar desde la publicación en 1962 de un tema instrumental llamado explícitamente “LSD-25″ en la cara B del corte 45 “Moon Dawg” del grupo de música surf The Gamblers. Pero es 1965 cuando toma verdadera forma las características del rock psicodélico: Primero, cuando el grupo The Charlatans (USA) materializa la primera actuación de una banda bajo efectos del LSD, en su presentación en el Red Dog Saloon de Virginia City, Nevada, el 29 de junio. En menos de un mes de ese bizarro acontecimiento, el productor de, entre otros, la banda surf The Rivingston, Kim Fowley, lanza en julio el primer tema rock con una clara temática referente a la experiencia psicodélica llamado “The Trip” que logró un relativo éxito. En agosto de ese mismo año, la banda contracultural neoyorkina The Fugs, hace la primera referencia al LSD en la letra de una canción de rock en su “I Couldn’t Get High”, aunque su música no sonaba “psicodélica”.


También los californianos The Doors tienen algunos temas de carácter psicódelico en sus álbumes, si bien era común y masivo el uso de drogas para la inspiración artistíca de Jim Morrison, que quedó bien plasmada en temas como “Moonlight Drive”, “Light My Fire” (pero cabría aclarar que “Light My Fire” no fue producto de la pluma de J. Morrison sino de R. Krieger), “The End” y Otros.


Es para 1966, donde California demuestra ser el mayor impulsor de la psicodelia norteamericana, con actividades psicodélicas como los Acid Test organizados por Ken Kesey y sus Merry Pranksters, los Trip Festivals (pionero en el concepto multimedia, y responsable de presentar la música electrónica a la generación contracultural); y sobre todo, el lanzamiento de discos fundacionales de la sicodelia, como el sencillo con toques indios “Eight Miles High” de The Byrds, el barroquismo sinfónico del “Pet Sounds” de The Beach Boys, y la experimentación del “Freak Out” de The Mothers Of Invention liderado por Frank Zappa.

HABLANDO DE ROCK.