sábado, 11 de febrero de 2017

CUIDADO AL AMAR



EL FALSO AMOR. 

 Era primavera cuando te conocí, pareciera que después de tanto desencanto al fin algo mejor llegaba a mi vida. 

Tus palabras eran tan inquietas como la noche en la que rogabas por una dosis de amor y, viste en mi una dulce medicina para calmar tu dolor de tantos tropiezos e hosterías. 

 Solo pude percibir en ese momento tu cruel soledad, y solo pude brindarme un calido momento de algunas horas entre la distancia y la noche fría, más insistentemente pedias permiso para amarme, para hablarme amorosamente, daba por hecho que solo conmigo bromeabas y seguí tu juego por aburriento tal vez, accedí a aceptar aquella petición, dejé que me hablarás como tú quisieras y comenzaste a llamarme Amor. 

 Que tierno podía leerte llamandome una y otra vez tu Amor, que correspondi a tus afectos, sin perder la noción de que todo se tornaba en la vacilada de una noche, misma noche en la que yo sin saber ya era tu Amor. 

 Llegado un nuevo día, tome mi celular y di lectura a tus nuevos mensajes y a la conversación tan profunda de la noche anterior. 

 No podía creer que la broma se me estaba haciendo realidad, desde ese momento todo cambio para mi y quizá para ti. 

 En cada llamada tenía la duda constante de qué es lo que estabamos haciendo, a lo que tú solo confirmabas el gran amor que sentías por mi y el deseo de hacer todo bien. 

Después de un tiempo bajé la guardia al escuchar día a día la alegría que decías sentir por lo que estábamos manteniendo. 

 Todos los días en largas horas pasabamos riendo de todo y nada, de mis leyendas urbanas, de mis historias y fábulas, tú como un niño atento escuchabas mis narraciones sin interrumpir, eso me encantaba y más cuando hablabas de ti porque sentí tocar tu corazón, despertándose en mi un inmenso cariño por ti. 

El pasado había dejado heridas que ambos reconocimos para no volver a errar, viviamos ahora un presente hermoso, me gustaban todos tus te Amo a corto tiempo, que era difícil creer que en verdad lo sintieras, más al decirlos una y otra vez con testigos me hizo sentir que no quería estar sin ti. Solo me preocupaba el alcohol que se hacia presente en tus declaraciones cuidando asi cada paso que avanzábamos. 

 Fueron pocos nuestros encuentros, fueron tan tiernos tus besos, solo tenía ganas de abrazarte tan fuerte, y armando un nuevo comienzo sin pasados absurdos ni malos recuerdos. Nunca tuvimos noches de pasión desbordadas porque era mejor para mi irnos lentos, sin prisa y tú aclamabas la paciencia. 

 Que duró fue aquel día en el que con nervios por la timidez te esperaba, y cuando al fin pude abrazarte y sentir tus labios una vez mas, me deje envolver de tu voz, tus caricias y tus canciones. 

Cuán difícil fue para mi escuchar en instantes de sinceridad que no podías entregarme el corazón, que lo comprendiera, que eso no restaba que estuvieras enamorado. 

Desde ese momento una grieta se abrió en tu vida y vida. Se aproximaba la separación, alguien más te quitaba el sueño, y poco a poco te devolví cada una de tus frases que dijiste cuando llegaste a mi vida, sin esperar las frías respuestas contrarias de las que yo a ti te di. 

 Ya nada fue igual, escasearon las llamadas, todos tus problemas te devoraban como estrategia para excusar tu distanciamiento. Tantas veces te pedí que no jugarás, porque el primer día que en mis brazos estuviste rodaron tus lagrimas jurando que lo que por mi sentias era verdadero y no querías perderme. 

¿A donde se fueron todas esas promesas?, ¿Qué pasó con tus sentimientos?... Muchas preguntas más que solo el tiempo me respondió. Un cuento fue nuestra vida pretendiendo ser el amor. 

Cada uno de tus actos me hicieron decilusionarme más y más de ti, no podía creer quién eras en realidad, hasta ahora prefiero recordarte como algo bueno. 

Fuiste demasiado astuto para mentir y causar dolor. Yo no te culpó de nada, me enseñaste a no creer más en poesía barata ni a apostar nada por un mejor mañana por alguien que no daría ni un paso por mi ni por nadie. 

 Arruinaste mis planes con tu cobardía y falsedad al amar, como amante barato solo buscabas placer en la carne que no pudiste obtener porque soy más de lo que merecias, porque no se ni que mereces, pero deseo que nunca te rompan el corazón para que cónsules bien con tus palabras a tus retoños cuando rompan el corazón. 

 Porque así es la vida cuando hacemos un daño nos devuelve más del doble la paga y con quien más amamos se cobra los agravios. 

 Pudiste romper la maldición que venias arrastrando amarrado en la soledad y en el deterioro, más tenías que insistir en burlarte de mis sentimientos, mismos que te hicieron ser tan especial para mi. 

 Te lloré algunas noches sin consuelo y en desconcierto, porque veniste a mi fingiendo amor sin saber de amor, más la cura la tenía siempre a la mano, solo pensé que nunca la usaria por causa tuya, te mostrabas tan sincero y entregado que todo te creí. 

 Nunca pude disfrutar una noche romantica contigo, guardaba silencio esperando actuarás conforme a lo que decías sentir y solo me hacias dar pasos atrás. 

 Tenía tanto amor para entregarte pero preferí guardarlo solo para mi, aún así no dejé de quererte, pues en verdad por el cariño que te tuve quise ayudarte, quise verte grande y triunfador. 

 A ti solo te importa el alcohol, la fiesta y las aventuras pasajeras. Para ti no han pasado los años seguirás siendo ese adolescente que se niega a crecer aunque se arrugue la piel. 

 Me fui de tu vida porque es inútil capitanear y naufragar sola un barco que tú hundías hasta el fondo del mar con tanto tonto cuento. Tengo la satisfacción de que al menos yo quise hacer las cosas bien, y no se me culpe de haberme enamorado en tiempos de calamidad, tenía que acumular una experiencia más para abrir los ojos ante la maldad del mundo. 

 Tuve que hablarte duramente cuando sentí que pretendias vengarte al alejarme de ti por ser tan torpe al amar y no ser capas de luchar por amor, dejandome sola, siempre sola porque tú eras tan agrió al pretender amarme queriendo ser amado sin dar nada a cambio, tú amor duró tres meses insistentemente para obtener lo que mujeres auténticas, conservadoras y autosuficiencientes no pueden ceder ni con palabras bonitas, los últimos meses consecutivos solo fueron vacíos y aburridos para ti mientras yo procuraba sobrevivir ante el final. 

 Dije todo lo que tenía que decir, porque te quise y no por ti, si bien porque a mi me enseñaron en casa a respetar y a valorar toda vida en la creación. Y en mi adiós sé que te recordaré por todo lo bueno y lo malo olvidaré. 

 Agradecezco que tengo ángeles cuidandome en todo momento, y me hablaron de él, de lo que fue y es. Pesé a todo sé que en su ser aún puede brotar un poco de amor para amar, no estaré más para ver ese cambio pero por la felicidad que aquel tiempo me hizo sentir espero que un día él al fin pueda escuchar a la vida y levantarse para triunfar por el bien de su gente. 

 Me voy queriendole sin remordimiento y agradecida por comprender mi partida, no fuimos compatibles ni siquiera ya amigos. Recreamos una aventura que pretendo olvidar para abrazar lo que sigue para mi. 

 Fue bueno conocerlo porque eliminé el "hubiera" que tanto fastidia a los inexpertos. La confianza nunca la tuvimos el uno por el otro, no queda por mi porque al menos intente amarlo pero más me alejó. 

 Nunca busque está relación, él insistió y le creí, solo me demostró que no es adecuado para amar de verdad. Sigo con los mismos valores y la alegría que me caracteriza, y seré aún más difícil si alguien pretende conquistarme, ya no se puede creer en nadie sin dudar en quedar con las manos vacías y el alma fría en invierno. 

 El falso amor a veces nos hace creer que es verdadero y nos envuelve en sus sendas como telaras, hay que ser de gran corazón para discernir lo real y no caer en trampas ni andar a ciegas. 

 No estamos libres de pecar, o de cometer errores, más sin embargo debemos tener la integridad y la dignidad de seguir adelante y ver por nosotros mismos. Intentar no es fracasar, ni arriesgarse es perder, ni sentir amor es perder el tiempo. 

 Amar es de personas fuertes, porque por amor se perdona a quien nos hiere y se ayuda si es necesario. Decir adiós es la mejor elección donde no hay nada más por continuar. 

 Un amor se va, otro mejor llegará tan pronto como nos sea encomendado pues será un regalo después del dolor al amar sin haber esperado nada a cambio. 

 Hermoso es amar lo que duré de tiempo, mas el amor es de dos que defienden y protegen su legado hasta el fin de su vejes, porque nacieron uno para el otro y el tiempo los apremia más allá de la existencia terrenal. 

 El falso amor nos enseña caminos inciertos y del porqué no se debe andar a tientas ni darlo todo a manos llenas para que nadie se aproveche de nuestra bondad y nobles sentimientos. 

 Debemos ser concientes en nuestra vida diaria que algo nuevo nos depara y todo dependera del resultado de los actos de ayer. 

 Autora: Alma Apocalipsis (Gp-Aa)


No hay comentarios:

Avantes

Un día más de vida.