sábado, 28 de diciembre de 2013

LA MUJER Y LA GALLINA

Tenía una mujer una gallina que le ponía un huevo cada día, y creyendo que si la alimentaba más pondría dos huevos n lugar de uno, comenzó a darle de comer con toda abundancia. A medida que la gallina fue engordando, fue también dejando de poner, y al fin no ponía tan siquiera ni un solo huevo.


"La demasiada abundancia también es perjudicial, y a veces  entorpece a muchos".




No hay comentarios:

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.

DEJAMÉ LLORAR. He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ...