sábado, 28 de diciembre de 2013

EL LABRADOR Y LA CULEBRA

Tenía una culebra su nido cerca de la casa de un labrador, y habiendo cierto día recibido un golpe de un hijo de éste, le mordió tan fuerte que el infeliz muchacho falleció al momento. Movido el padre de dolor y de ira, tomó un hacha para matarla, pero sólo la alcanzó lo suficiente para cortarle la cola. Habiendo trascurrido algún tiempo, quiso el labrador reconciliarse con la culebra, y según costumbre antigua tomó harina, agua, sal y miel, para hacer el pacto de amistad; pero le detuvo la culebra diciendo:

___ En vano intentas que nos reconciliemos, buen hombre, pues mientras yo me viere sin cola y tú sin hijo, no puede haber entre los dos amistad, ni podemos tener el ánimo tranquilo.


"Mientras viven en la memoria las injurias, es casi imposible desvanecer los odios". 


No hay comentarios:

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.

DEJAMÉ LLORAR. He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ...