lunes, 30 de diciembre de 2013

LA COMADREJA Y LOS RATONES

Débil por la vejez y los achaques, una comadreja no podía dar caza a los ratones, por lo que se puso a acecharlos desde un montón de harina. Llegó descuidado un ratón, y sorprendido en el acto, pagó con la vida su distracción. Pereció enseguida otro del mismo modo, y aún siguieron diversas víctimas, pero llegando un ratón muy experimentado, que se había escapado diversas veces de trampas y ratoneras, conoció el ardid de la comadreja, y dijo: "Por mi vida, que aunque estés empolvada y cubierta de harina, te he de conocer siempre".



"Preciso es estar siempre advertidos para no caer en los lazos del enemigo. A veces lo que no se logra con la fuerza se adquiere con el ingenio". 




No hay comentarios:

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.

DEJAMÉ LLORAR. He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ...