lunes, 30 de diciembre de 2013

EL MERCADER Y EL ASNO

Un mercader que iba a la feria con su asno muy cargado, le pegaba a cada momento con la vara para que llegase más pronto, tanto era el afán que tenía para vender sus mercancías. No pudiendo el asno caminar más deprisa, y viéndose castigado tan sin razón, se condolía interiormente de su suerte, y deseaba la muerte, pensando que después de muerto tendría al menos tranquilidad y sosiego. Tanto fue su cansancio que al fin murió, pero aun después de muerto no le dejaron quieto, porque el mercader le desolló enseguida, y empleó su cuero en hacer panderos.


"Ninguno debe desear la muerte para salir de los trabajos en que vive".




No hay comentarios:

AÑORANZA DE UN ALMA EN PENA

ME HACES TANTA FALTA. Quisiera poder gritar todo esto que siento en el fondo de mi alma, que no me gusto el final, que deseo borra...