viernes, 11 de noviembre de 2011

LAS PALABRAS JESÚS DE NAZARET






LA PROMESA DEL ESPÍRITU


Es el espíritu el que tiene poder de dar vida. Las obras de la carne no pueden hacer nada.

Si me aman, guarden mis mandamientos. Yo oraré al Padre, y Él les dará otro Consolador para que esté con ustedes para siempre. Él es el Espíritu de Verdad. El mundo no lo acepta, porque ni lo ve, ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen; porque Él mora con ustedes y estará en ustedes. No los dejaré desamparados. Yo vendré a ustedes.

Es necesario para ustedes que yo me vaya, pues si no me voy, el Consolador, el Espíritu Santo, no vendrá a ustedes. Si yo me voy, lo enviaré a ustedes.

Cuando haya venido, Él revelará al mundo lo que es pecado, y qué es rectitud y justicia. Pecado, porque ellos no creen en mí; rectitud, porque voy a mi Padre, y ustedes ya no me verán; justicia, porque el príncipe de este mundo ya ha sido juzgado.

Tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las entenderían en este momento. No obstante, cuando el Espíritu de Verdad haya venido, Él los guiará a toda la verdad, pues Él no hablará por su propia cuenta, pues todo lo que Él oiga, eso les hablará y les mostrará aquellos que han de venir.

Él me alabará y me glorificará por revelar mi gloria a ustedes. Toda la gloria del Padre es mía también. Por esto les puedo hacer esta promesa: el Espíritu revelará mi gloria (y la gloria del cielo) a ustedes.

Si un niño les pide pan, ¿le ofrecerían una piedra? Si un hijo les pidiera pescado para comer, ¿le ofrecerían una serpiente? ¿Darían un escorpión a un pequeñuelo que les pidiera un huevo? Pues bien, si ustedes siendo malos saben proveer para sus hijos, ¿Cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?

Cuando el Consolador, el Espíritu de Verdad, a quien yo enviaré del Padre, haya venido, Él testificará de mí. Él les enseñará todas cosas, y les recordará todo lo que yo les he dicho.

¡Reciban el Espíritu Santo!


1996, R. L. Cantaleon





No hay comentarios:

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.

DEJAMÉ LLORAR. He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ...