domingo, 20 de agosto de 2017

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.


DEJAMÉ LLORAR.

He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ese encanto de tu ser.

Te empeñaste tanto en detener mi tiempo, en pausar mis actividades, en hacerme parte de tu historia e involucrarme con tus sueños.

Me alegrabas los días como si desearás provocar mis estallidos de carcajadas por cada ocurrencia tuya, y eso me atrapaba en instantes que llenaba de ti en sumadas alegrías y a mi sonrisa dedique tu nombre.

Muchas veces me dolía el corazón por temor a quererte más de lo que pudiera resistir, pero tu presencia y necesidad de regalarme parte de ti cada día y hacer especial el anochecer me hacia delirar entre desvelos y dulces emociones.

Pretendía huir, evitaba a toda costa no amarte ni asfixiarte con mi esencia, mas tú pedías más de mi, y yo sin comprender que era este solo un juego, empecé a armar el rompecabezas de nuestra realidad.

Cuán triste es sentirse un alma utilizada, cuanto dolor embarga a un débil y frágil corazón que solo sabe amar y descubrir que solo es engañado y enganchado a interés ególatras y banales de un ser sin entrañas ni valor.

Dejamé llorar vida, permite que se desangre mi cuerpo para matar un sentimiento, para volver a revivir en la verdad y en la justicia venidera.

Y a ti ruin ser que me enredó en esa telarañas de falsas ilusiones, ahora te confieso que ni con todo tu mal te odio, que no puedo odiarte porque bastante mal ya te ha ido y te ha de ir.  Sin embargo mi consuelo ante está pena será y con orgullo lo sostengo, que mientras estuve cerca de ti solo pretendía hacerte feliz, qué te di cariño sincero y desinteresado, que ví en ti una última esperanza por verte realizado a plenitud pero a ti solo te mueve la calamidad y las tinieblas de tu negro corazón.

Mentías una y otra vez con -te amos- tan simples, fríos y vacíos como tu vida y tu miseria.

Dejamé llorar porque me duele ver tu vida en ruinas después de haberte querido un poquito, porque no soy de las que se entregan así a ligera, más eso no evita que pueda querer a mi manera.

El daño que ahora veo y el sufrimiento que siento no es por mi, si no por lo que a ti te espera, más tienes que pagar el haber burlado un corazón puro que solo supo quererte como nunca antes nadie ni en sus esfuerzo pudo amarte.

Dejamé llorar, porque has muerto en vida, en mi presente y ya hasta en mis recuerdos.

Dejamé llorar vida, porque solo depuró mi alma y corazón para volver amar en otro tiempo y en otro lugar sin más tormentos del pasado ni recuerdos y con más ganas porque lo merezco.

Autora: Alma Apocalipsis (Gp-Aa).

No hay comentarios:

HABLANDO DE ROCK.