lunes, 14 de julio de 2014

EL ECO DE LA VIDA



Un niño y su padre caminaban entre las montañas. De repente, el hijo tropezó y cayó al suelo gritando Aaahh!

Para su sorpresa, oyó una voz a lo lejos que gritaba como él.

Con curiosidad el niño preguntá: "¿Quién está ahí?"

"¿Quién está ahííí´...?", le respondieron.

Molesto con la respuesta, el niño gritó: "¡Cobarde!" Pero le respondieron de la misma manera: "¡Cobardeee...!"

El niño desconcertado le preguntó a su padre: "¿Qué sucede papá?"

El padre, sonriendo le dijo: "Hijo mío, presta atención"

Se levantó y dirigiéndose a la montaña, gritó: "¡Te admiro!". La voz respondió: "¡Te admirooo...!"

Volvió a gritar: "¡Eres un campeón!". Y la voz le respondió: "¡Eres un campeónnn...!"

El niño estaba asombrado y no entendía. "Se llama Eco", le explicó el padre, "aunque en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices  o haces. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones".

"Sí deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean. si quieres recibir una sonrisa, sonríe a los que conoces".


La actitud con la que encaramos la vida es el semblante que mostramos a los demás, si es amoroso recibiremos amor, pero si es odio o resentimiento, estaremos recibiendo esos vicios de los que hoy en día disfruta la sociedad.



Fuente: "Palabras para el Alma", de William Alducin, editorial LIBUK


No hay comentarios:

Es valido llorar por amor y aún más porque es prueba de hermosos sentimientos.

DEJAMÉ LLORAR. He amado tanto sin medir ni limitar mis sentimientos, me dejé llevar por esa sensación que causa el enamoramiento, por ...