lunes, 26 de septiembre de 2011

GRANDIOSA SABIDURÍA




Un profesionista desempleado despertó una mañana y revisó su bolsillo. Todo lo que le quedaba eran $10. Decidió utilizarlos para comprar comida y esperar así la hora de morir, ya que era demasiado orgulloso como para pedir limosna. Estaba tan frustrado por no encontrar empleo, y no tenía a nadie disponible para ayudarle.


Compró su comida y en cuanto se sentó a comer, un anciano y dos pequeños niños se le acercaron y le pidieron que les diera comida, ya que no habían comido en casi una semana. El profesionista los miró. Estaban tan flacos que se les notaban los huesos. Sus ojos se les habían hundido. Con el último pedazo de compasión que le quedaba, les dio su comida. El anciano y los niños oraron para que Dios le diera bendiciones y prosperidad, y le dieron una moneda muy antigua. El joven profesionista les dijo "ustedes necesitan esa oración más que yo".

Sin dinero, sin empleo y sin comida, el joven fue debajo de un puente a descansar y esperar la hora de su muerte. Estaba a punto de quedarse dormido, cuando vio un Viejo periódico en el suelo. Lo levantó, y de repente leyó un anuncio para los que tuvieran monedas antiguas, las llevaran a cierta dirección.

Decidió ir a ese lugar con la moneda Antigua que el anciano le dio. Al llegar al lugar, le dio la moneda al propietario del lugar. El propietario gritó, sacó un gran libro y le mostró al joven graduado una foto.

Era la misma moneda, cuyo valor era de 3 millones de dólares. El joven graduado estaba muy emocionado mientras el propietario le dio una ficha bancaria por los 3 millones. El joven cobró el dinero y se fue en búsqueda del anciano y los niños. Para cuando llegó a donde los dejó comiendo, ya no estaban. Le preguntó al dueño de una cantina cercana si los conocía. El dueño le dijo que no los conocía, pero que le habían dejado una nota. Rápidamente abrió la nota pensando que averiguaría donde encontrarlos.

Esto era lo que la nota decía: "Nos diste todo lo que tenías, y te hemos recompensado con la moneda, firma: Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. 1 Reyes 17:10-16; Mateo 11:28-30.

Oración:
Esta es tu bendición financiera! Es una simple oración. Si necesitas una bendición financiera, continúa leyendo...

Glorioso Padre, generoso y amoroso Dios, te rezo para que nos bendigas abundantemente a mi familia y a mi. Sé que sabes que una familia es más que solamente un padre, madre, hermana, hermano, esposo y esposa, sino que familia somos todos los que creemos y confiamos en ti. Padre, elevo esta plegaria rogando bendición financiera no solo para la persona que me envió esto, sino para mí y para todos a los que reenvíe este mensaje. Y que el poder de nuestras oraciones unidas para aquellos que creen y confían en ti sea más poderoso que cualquier cosa.

Te agradezco de antemano por tus bendiciones. Dios padre, libera a la persona que está leyendo esto en este momento y a aquellos que lo harán en el futuro próximo, de sus deudas y sus lastres. Dame tu grandiosa sabiduría para ser un buen administrador por sobre todo lo que me has dado Padre, porque sé cuán maravilloso y poderoso eres y como, si solo obedecemos y caminemos dentro de tu palabra y tenemos la fe de una semilla de mostaza, nos derramarás con tus bendiciones. Te doy gracias Señor por las recientes bendiciones que he recibido y por aquellas que han de venir porque sé que no has terminado conmigo todavía. En tu nombre, yo rezo, Amén.



No hay comentarios:

Avantes

Un día más de vida.