LA VERDAD NO PECA PERO INCÓMODA




N
O ESPERES ME DISCULPE. 

 No soy la clase de persona que suele ir tan campante por la vida, entre desmanes y ratos perdidos. 

 No me gusta perder el tiempo con discusiones absurdas, ni con temas aburridos, no suelo pasar las horas quejandome de esto o de lo otro, no lo hagas tú tampoco ¡por favor!. 

 Si a veces me notas despistada, no es que no te preste atención, solo hago conjeturas entre el valor real del momento, para poder brindarte palabras de aliento, porque en ese preciso momento juntos aprendemos. 

 Mi problema a veces es que suelo decir lo que siento sin reservas, no me gusta callar lo que me pone mal, sufro de ataques de sinceridad y jamás de remordimiento. 

 Reconozco que mi conciencia me deja dormir muy bien, no suelo herir, pero si debo lastimar será con la verdad cuando sea necesario. 

 Mi generosidad ha sido tanta que mucha gente se aprovechó y tuve que secar esa fuente de bondad para los oportunistas convenidos que exaltaban mi nombre, vaya descuidos casi me hacen agonozar. 

 Muchas lecciones ha adquirido mi Alma, sé bien lo que hago y lo que digo, me gustan las cosas claras y directas, eso de andarme con rodeos, me pone los nervios de punta y no soy tan tolerante. 

 Puedo darte mucho cariño, comprensión y apoyo, más no esperes que me disculpe si llegó a hablarte con la verdad de frente en el justo momento, pues bastante es ya la hipocresía en el mundo para caer en el juego de la falsedad. 

 Si algún día mis palabras te ofenden, solo recuerda quién estuvo ahí cuando más nadie lo estuvo, y quién fue quién más te ayudo cuando madie más lo hizo, y sabrás mi coraje y decepción que descargó contra ti si llegas a herir mi alma y a romper mi corazon, porque nunca esperes en la vida que yo me disculpe cuando tenga que hablarte con la verdad. 


 Autora: Alma Apocalipsis (Gp-Aa)

Comentarios