SER FLEXIBLES



No podemos esperar que todos -familiares, amigos, compañeros de trabajo- crean lo que nosotros creemos, piensen como nosotros pensamos y gustes de lo que nosotros gustamos.
La gente que quiere dominar no es agradable además ¿ con qué derecho queremos manipular y limitar a los demás? Nuestra vida será mucho más agradable si somos flexibles y respetuosos y claro también adaptables. Vivir es adaptarse; un inadaptado se convierte en una molestia para la sociedad, el inadaptado se convierte en un inconforme, un quejumbroso y un ser bastante desagradable.
Seamos flexibles, evitemos la rigidez y la estrechez de criterio, aprendamos a disfrutar de la vida con alegría y buen humor. No seas un poste con cables de alta tensión, mejor escoge ser un sauce que se doble con los vientos pero que siempre vuelve a su posición original y que da abrigo a pajaritos así como sombra y descanso al caminante.


Fuente: Empieza a vivir... ¡Hoy!, de Helen Hernández, editorial EDAMEX.


Comentarios