PARA TODO HAY UN MAÑANA



El mañana siempre llega y cuando se vive se convierte en un ayer, pocos advertimos que primero sucede el "hoy". Resulta normal estar inmersos en lo que vendrá, pero el hombre más inteligente y sensato es el que sabe que para todo hay un mañana sin importar lo difícil del pasado y lo duro del presente.

Sí, para todo hay un mañana, un claro en la oscuridad, una luz al final de un túnel oscuro y desconocido, un filtro y una ráfaga que a pesar de los obstacáculos, sabe que por un hueco, algún simple agujero, se puede colar y, ese pequeño silbido que llega a manifestar, por más minimo e imperceptible que sea, advierte que ha logrado romper el cerco.

Para todo hay un mañana, sin importar lo ocurrido en el pasado y lo que vendrá en el presente.


 Fuente: "Palabras para el Alma", de William Alducin, editorial LIBUK

Comentarios