EL LEÓN, EL TORO Y EL CHIVO

Huyendo un toro de un león que le perseguía, llegó a una cueva en que vivía un chivo, y oponiéndose éste con sus cuernos a que entrara, siguió el toro adelante sin hacerle caso y diciendo:

___Te perdono esta injuria, pero, sabe que no es a ti a quien temo, sino al león que me sigue, pues de otro modo ya te enseñaría lo peligroso que es pelear conmigo.




"Al desgraciado no se le debe agravar su desgracia".










Comentarios