LAS PALABRAS JESÚS DE NAZARET





ALIMENTO PARA EL ALMA

Está escrito: “No solamente de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de dios.”

Yo soy el pan de vida: si vienen a mí, nunca volverán a tener hambre espiritual y si creen en mí, jamás estarán sedientos espiritualmente.

Este es el pan vivo que ha descendido del cielo: si alguno comiera de este pan, vivirá para siempre. El pan que doy es mi vida, la cual doy por la vida del mundo.

Yo soy el pan de la vida, y las palabras que les hablo son espíritu y son vida.

Este, pues, es el pan que ha descendido del cielo: para que ustedes puedan festejar con alimento espiritual, y debido a esto, reciban vida espiritual y no mueran.

No gasten todas sus energías en comida que perece; mejor busquen la comida que permanece para siempre. Este es el alimento que el Mesías, el hijo del hombre, les dará, porque Dios el Padre le ha dado este poder.

Han oído que sus antepasados comieron el maná cuando estaban en el desierto, pero eso ocurrió muchos años atrás, y ahora ellos están muertos.

Moisés no pudo darles el verdadero pan del cielo, el cual mi Padre les ofrece a ustedes. Pues el pan de Dios es el que ha descendido del cielo, y da vida al mundo.

Si ustedes comprendieran el regalo de dios (y quién soy yo), me pedirían que les diera agua viva; porque el que bebe agua natural vuelve a estar sediento, pero el que bebe del agua que yo doy descubrirá que un manantial brota del interior de él, y que le da vida eterna.

Si están sedientos espiritualmente, vengan a mí y beban, porque los que en mí cree, como han dicho las Escrituras: “De sus entrañas fluirá ríos de agua viva.”

1996, R. L. Cantaleon




Comentarios